Habanera del Lermeño Ausente

Lerma tiene su propia música; esa que nos identifica a veces como pueblo, porque cuenta nuestra  historia, porque es la que cantaron nuestros mayores y la aprendimos cantándola a su lado; esa que tiene parte de nuestras señas de identidad.

La Habanera del Lermeño Ausente es otra joya musical para los lermeños.       .

De su autor ,  Agustín Arnaiz del Pozo , sabemos que :

Nació el 28 de Febrero de 1926 en  Lerma y falleció el 20 de Noviembre de 1985 en Madrid.

Descendiente de una familia de Revilla, al morir su padre fue acogido por una lermeña, que cuida de él y le proporciona formación y estudios. Ingresa en “ los  frailes” y después de acabar sus estudios se traslada  a trabajar a Madrid.

Todos los veranos volvía a Lerma, pueblo al que le unían gratas vivencias .

Es poseedor de un currículum literario muy denso. Vayan algunos datos de su dilatada trayectoria profesional:

  • Colabora en Diario de Avila y Boletín Joven Antoniano.
  • Premio de Diario Regional de Valladolid con la biografía de un poeta.
  • Correo Español ( 1960)
  • Colaboraciones en los diarios “ Prensa” y “ Clarín” de Buenos Aires de 1952 a 1960.
  • Colaboraciones en los diarios “ Plata “ y “ El día” de Montevideo de 1960 a 1962
  • Premio de periodismo de “ El Imparcial” de Montevideo.
  • Premio en Certamen de Cuentos de Valladolid ( 1964).
  • En 1983 editan su libro “ Crónica para unas fundaciones”, sobre Santa Teresa. 

No es de extrañar que una pluma de prestigio reconocido quiera plasmar a través del arte que le sirve de vehículo de expresión., los sentimientos de añoranza que le inspira su querida Lerma. El resultado es una bonita composición, entrañable donde las haya:

 

Dejé mis soledades                                           Seguí tras mi añoranza

para irme a la ciudad,                                       y un día regresé,

y sólo hallé en las ciudades                               por si sabía el Arlanza

más sola mi soledad.                                        cantos que yo le canté.

 

Soñé que volvería,

y en mi dulce soñar                                          Por verme en su lirismo,

el Arlanza sonreía                                             mirarme en mi niñez,

mandando guiños al mar.                                  y por jurarme a mí mismo

que he de volver otra vez.

¡ Ay , Lerma, noble solar,

pueblo querido!.

Aunque abandoné tu hogar

jamás te olvido.

Y siempre regresaré

para jurarte,

que vivo y que moriré

sin olvidarte.

 

Con todo mi corazón

también te digo,

que vivo lejos de ti

pero contigo.

 

 

Y volvió para quedarse….eternamente, ya que está enterrado en su Lerma Querida.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s